martes, 13 de abril de 2010

Gato

- Un día me topé con un gato estampado en la acera. A nadie le importó que se estuviese descomponiendo con el paso del tiempo, ni los coches ni a mi, aunque a veces me acuerdo del momento. La muerte es un cuento sin final. -

4 comentarios:

DASKABE dijo...

Me gusta.

Charly Ramone dijo...

Espero, por tu bien, que sea sólo ficción, porque si no te importa que el gato se estuviese descomponiendo, podríamos tener problemas ;-)

Luigi R.p. dijo...

lee entre líneas majete...

Charly Ramone dijo...

Es únicamente cuestión de tocarle las bolingas XD